viernes, 12 de marzo de 2010

Homenaje a Miguel Delibes.


Nació en Valladolid, el 17 de octubre de 1920.
Estudió Derecho y Comercio, fue profesor de Derecho Mercantil y dirigió como periodista “El Norte de Castilla”, donde primero colaboró como caricaturista.
Contrajo enlace en 1946, con Ángeles de Castro, quien falleció en 1974.
Su creación literaria abarca diversos temas: la niñez, los deportes, (sobre todo, la caza), la vida natural y la denuncia a las injusticias sociales.
En 1947, escribió su primera novela: “La sombra del ciprés es alargada”, que obtuvo el Premio Nadal. En 1949, surgió “Aún es de día”.
En 1950, se editó “El camino”, donde un niño cambia su vida campesina por la ciudad. Fue llevada al cine por Ana Mariscal en 1962. Otras de sus obras fueron: “Mi idolatrado hijo Sisí”, (1953), estrenada en cine en 1976 con el título “Retrato de familia”, “Diario de un cazador”, premiada con el Premio Nacional de Literatura, “Siestas con viento sur”, (1957) que obtuvo el Premio Fastenrath de la Real Academia, “La hoja roja” (1959), “Las ratas” (1962), reconocida con el premio Nacional de la Crítica, y llevada al cine por Antonio Giménez Rico, en 1996, “Cinco horas con Mario” (1966), puesta en escena en 1979 y “Diario de un emigrante” (1968).
En 1969 publicó una novela basada en los hechos de la primavera de Praga: “Parábola del náufrago”. En 1982 escribió “Los Santos inocentes”, llevada al cine por Mario Camús.
Entre sus últimas producciones se encuentran “Cartas de amor de un sexagenario voluptuoso” (1983), “Señora de rojo sobre fondo gris” (1991), “Diario de un jubilado” (1996) y “El hereje” (1998), una novela histórica, que obtuvo el Premio Nacional de la narrativa.
En mayo de 1975, fue nombrado miembro de la Real Academia de la Lengua, apareciendo ese mismo año “Vivir al día”, “Con la escopeta al hombro”, “Un año de mi vida” y “La caza de la perdiz roja”.
Su discurso de entrada en la Real Academia Española se publicó bajo el título “Un mundo que agoniza” (1979).
Nombrado Hijo Predilecto de Valladolid y Andalucía, recibió además otras condecoraciones, como el Premio Nacional de las Letras Españolas en 1991 y el premio Cervantes en 1993.